Cambios posturales en enfermedades neurológicas

Autor: Alberto González. Fisioterapeuta.

Algunas personas con enfermedades neurológicas, como puede ser párkinson, Huntington, lesión medular o daño cerebral sobrevenido tienen problemas para levantarse y/o sentarse de una silla, movilizarse desde la cama o levantarse de una caída.

Aquí les explicamos algunas estrategias para facilitar estos cambios de posición con la menor dificultad posible y con la mayor seguridad.

  • Paso de bipedestación a sedestación o “de pie” a sentado:
    • El primer paso es llegar de una manera lenta y progresiva al borde de la silla hasta quedar de espaldas al asiento. El afectado no se tiene que sentar hasta que no note el borde de la silla en la parte de atrás de las rodillas. Esto le indicará que está bien situado. Nosotros debemos comprobar que el entorno y el asiento no presentan ningún peligro y nos aseguramos que el paciente queda bien colocado en el asiento.
    • Le pedimos al afectado que, poco a poco, se incline hacia delante a la vez que dobla las rodillas de forma progresiva, hasta que la flexión de las rodillas le permite acercarse más al asiento.
      • Con pacientes semidependientes nos colocaremos en el lateral, con ambas piernas flexionadas. Colocamos una de nuestras manos en la región lumbar o dorsal y se le ofrece una mano de apoyo para que se siente.
      • En personas dependientes nos colocamos delante, con nuestras manos sujetándole desde la región dorsal o lumbar. Sus manos reposan sobre sobre nuestros hombros o cogidas a nuestra cintura.
    • Una vez sentado, el afectado apoya de manera lenta y gradual la espalda en el respaldo de la silla y nosotros acompañamos su movimiento con la flexión gradual de cadera y rodillas hasta asegurarnos que queda estable.
  • Paso de sedestación a bipedestación o posición de sentado a “de pie”:
    • Antes de levantarse, la persona con la patología debe separar la espalda del respaldo de la silla, se tiene que acercar poco a poco hacia delante hasta que llegue al borde de la silla y por último tiene que llevar los pies hacia atrás, de manera que queden ligeramente por detrás de las rodillas.
      • Con una persona dependiente, nos colocamos en el lateral y apoyamos la mano en región dorsal para ayudarle a inclinarse. Luego, frente al afectado, y flexionando caderas y rodillas, acompañamos con las manos el movimiento de caderas y piernas sobre el asiento. Por último, ajustamos la posición de sus pies.
    • Desde esta posición el afectado ya está preparado para levantarse.
      • Si es autónomo, lo hará estirando los brazos hacia delante e inclinando el tronco hasta notar que se despega del asiento.
      • Con una persona semidependiente, la persona cuidadora se coloca lateral a ella con tomas en la región lumbar o dorsal y se ofrece una mano de apoyo para levantarse.
      • Con una persona dependiente nos colocamos delante de ella, sujetándole de la región dorsal o lumbar. Las manos del afectado reposan sobre nuestros hombros o cogidas a nuestra cintura. En ambos casos, acompañamos el movimiento de inclinación anterior del afectado para ponerle de pie. Colocamos un pie más adelantado y transferimos el peso hacia atrás levantando al paciente y llevando el peso hacia sus pies.
    • Por último, la persona afectada estira las piernas hasta que queda totalmente erguido. La persona cuidadora asegura la estabilidad del paciente y ajusta las tomas para iniciar la marcha en caso de que se requiera.
  • Paso de bipedestación a decúbito supino o tumbarle en la cama/ camilla:
    • En primer lugar, seguimos los pasos descritos para sentarse.
    • Afectado sentado en la camilla. El acompañante con una mano sujeta por zona dorsal de la espalda y con otra mano por detrás de las rodillas.
    • Realizamos el movimiento de elevar las piernas y acompañar el cuerpo hacia la cama al mismo tiempo.
  • Paso de decúbito supino a bipedestación o levantarle de la cama/camilla:
    • Colocamos al afectado de costado.
      • Colocar su rodilla contraria doblada y el brazo del lado a girar estirado.
      • Una mano por detrás de la cadera y el otro por detrás del hombro más alejado.
      • Giramos desde ambos puntos de apoyo (a la vez que echamos el peso del pie adelantado al posterior).
    • Bajamos las piernas fuera de la cama.
    • Colocamos una mano por detrás de la cabeza hasta zona dorsal y otra por encima de las rodillas sujetando las piernas.
    • En un solo movimiento elevamos y giramos su cuerpo hasta que quede sentado al borde de la cama.
    • Por último, realizamos el paso para levantarse desde sentado ya descrito.
  • Reacción y ayuda ante una caída:
    • Comprobar que el afectado está consciente y que no está herido.
    • Tranquilizarle.
    • Buscar a otra persona para levantarle del suelo entre dos.
    • Con un pie fijamos los suyos.
    • Una mano coge del pantalón y la otra mano se coloca en la escápula ocogida de su mano.
    • Ambas personas a la vez levantan al paciente estirando sus rodillas.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle la navegación por nuestra página web y analizar su navegación con fines estadísticos. Si está de acuerdo haz click en el botón ACEPTAR. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso, puede obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies